Etiquetas

viernes, 15 de mayo de 2009

LA TAZA DE CAFÉ. (Una declaración de amor)

Dieciocho de marzo de 1990.

-Álvaro la espera en la cafetería Europa.

La primera vez que sus miradas coincidieron desaparecieron las estanterías, las mesas, los ordenadores…y también ocurrió la segunda y la tercera y la cuarta y……

-Han quedado para desayunar. Álvaro eligió el sitio.

Siempre lo elegiría, con sumo cuidado, y construiría puentes con nubes y sueños para ella.

- Ana sonríe. Entra en la cafetería. Los ojos de Álvaro la hacen resplandecer. Lleva minifalda de color verde y chaqueta a juego, su mirada también es verde.

Nunca se atreverá a amarla. Veinte años son demasiados, piensa.

-Ana le da un beso en la mejilla. A él le quema el beso.

El día que entró en su despacho, para no sé qué de modificaciones presupuestarias, una luz dorada entró con ella y de los expedientes saltaron notas musicales y los pies de Álvaro danzaron bajo la mesa.

-Ana se sienta frente a él. Está nerviosa. Calla. Álvaro piensa que ha sido un error. Nunca se fijará en él, ya cumplió los cincuenta y ella apenas los treinta. No se atreverá, está seguro.

-El camarero deja los cafés en la mesa. Ana juguetea con el azúcar. Al fin se decide y coge la taza. La taza le tiembla, intenta acercarla a sus labios. Está subiendo la taza, no más de diez centímetros y el café empieza a derramarse, la baja al plato. Lo intenta de nuevo, ahora con las dos manos, es inútil, sigue temblando, el café de nuevo salta al plato se desborda y cae sobre la mesa. Álvaro finge no mirar, y su fingida ceguera la tranquiliza, no quiere que él lo sepa. A Álvaro le sonríen los ojos y la vida. Ana acaba de declararle su amor, sin palabras. Una taza de café que no llegó a sus labios. Álvaro casi podía escuchar la música de las gotas al caer. Ahora está seguro que se atreverá a amarla.

16 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Precioso relato.. un gusto leerte..
me quedo con esto ¨le sonríen los ojos y la vida¨

precioso

un gusto leerte

saludos fraternos
un abrazo inmenso

que ases un buen fin de semana

ruben dijo...

Un día me tembló todo el cuerpo de lante de la mujer que luego amé.No fue una señal de miedo, sino de amor.Hermoso relato que me ha despertado recuerdos.
Un beso
rubenlapuente.blogia.com

Adrianina dijo...

Cuanta intensidad en esta historia, y que buen juego de emociones: Hermoso.

Un beso grande, nos seguimos leyendo.:-)

CROMOSOME dijo...

Buen contraste.
Se sintió la esencia de la atmósfera invisible, el cuerpo del nerviosismo, las montañas y su degradé. Se sintió el cuerpo voraz, los sentidos mohosos. Se sintió real la fragancia de la chaqueta verde de ana, y los ojos explosar de nervio e histeria.

Genial. Se sitio todo.
Cuídate LunaAzul.

Rayuela dijo...

Cuando el mundo desapareció frente a sus miradas,y los pies de Álvaro bailaron bajo la mesa, el amor ya había estallado.

Ana resplandece por los ojos de Álvaro.
Ana es verde,verde vegetal.
Su amor por Álvaro crece por su alma verde, y aferra la taza de café.
El amor de Álvaro extiende hacia Ana sus musicales ramas.

Hoy se siguen amando?


Hermoso, amiga Luna,tan hermoso como los puentes con nubes y sueños.

Mil besos, amiga.

Mercedes dijo...

Tu relato es primaveral, de un verde crujiente, hace renacer sentimientos, destila optimismo y energía positiva! Lo he leído casi hechizada!

Un beso muy fuerte, Lunaazul, y buen fin de semana! :-)

Roberto Esmoris Lara dijo...

Ay de esos temblores, de esos rubores, de esas tiernas torpezas del amor!
Hermoso, Lunazul, Me sentí observando a estos dos ángeles desde la mesa de al lado en la cafetería Europa.
Besos, JHuana
Tu amigo el REL

Marckv dijo...

Hermoso, sencillamente la intensidad en cada una de las palabras trasmiten lo que sienten los personajes, me quedo con "casi puedo escuchar la musica de las gotas al caer", gracias por traer recuerdos a la mente de quienes intentamos declarar un amor sin palabras, asi solo lo escucha el corazon...

Grettel J. Singer dijo...

oh dios, qué declaración!
muy bello lunaazul, por un momento me pareció estar allí en el café, sentada en la mesa de al lado, haciéndome la que leía un diario, pero pendiente de esas gotas de café.
besos

JuanSe... dijo...

ahhhhhhhhh... pensé que había comentado esta hermosura de cuento, pero noto que no... jajajaja...

simplemente un aplauso, esos gestos y comportamientos que hacen que uno note que alguien gusta de nosotros, que hace que sintamos como la musica que sale de cuanta cosa haya en las manos de ese alguien llegue a nuestros oidos y a la cual le buscamos siempre una letra bonita que pueda hacernosla recordar...

un abrazo

Rio abajo dijo...

Cafetería Europa........encrucijada de mundos, de saberes, de culturas.
Tipos de todos los sitios, de todos lo colores, de todas las hablas y en medio de todo ello surge un trino de pajarillo: EL AMOR. De allí puedo salir a una plaza de espacios abiertos ó perderme en un callejón laberíntico....curioso sitio.
"En Abril fue el amor...."

¿fué en Abril? sí tuvo que serlo; y si no lo fué se cambia el mes y listo ese amor mereció llegar en Abril.

CeLeS! dijo...

Ana será quien algún día ayude a Álvaro a escapar de sí...
Qué hermosas músicas en los temblores.


Precioso!!

J. M. Rosario dijo...

Hermosa entrada, lunaazul, y con interantísimos comentarios. Has presentado un muy sutil relato, un relato conciso y enjundioso en asunto de vida. El amor es la vida!

Abrazos!

LIRIO dijo...

Hola, Luna

Qué linda atmósfera la que logras retratar en tu relato.
Bella historia, deliciosa. Me encantan los relatos con el final abierto, listo para que el lector la complete.

Un beso azul

brujita dijo...

¡Que dulzura!...los temores previos al encuentro de las almas, cuando la actitud física habla más claramente que las más sesudas palabras...

Besito volado.

OmiBell dijo...

Wao q lindo amiga...esos nervios hasta los senti...me encanta pasar por tu espacio.Un abrazo desde mi corazon